Registro de Software

Respecto de Software, lo primero que hay que aclarar es que los programas de computación, en sus versiones fuente y objeto, se encuentran amparados por la Ley 11.723 de Propiedad Intelectual, que expresamente dispone que los programas de computación, fuente y objeto, se consideran como obras literarias, científicas o artísticas en los términos de la ley. Esto implica, obviamente, que al software se le aplica la normativa en materia de propiedad intelectual.

¿Tengo que registrar mi software? Decimos que los programas de computación se encuentran tutelados por la Ley de Propiedad Intelectual y que esta ley contiene normativa sobre registro de las obras intelectuales. La conclusión entonces es que el registro de software es necesario a los efectos de que se torne aplicable el resto de las disposiciones legales que rigen la materia. 

¿Qué beneficios obtengo del registro? Entre otros, pueden mencionarse los siguientes beneficios derivados del registro de un software. En primer lugar, la seguridad de que la obra existe en determinada fecha o época, de que tiene determinado título, que su autor o autores son tales o cuales y que su contenido es el que corresponde al ejemplar depositado y registrado. Otro beneficio es que el registro sirve de elemento de comparación ante un eventual litigio por copia ilegítima o modificación de la obra sin autorización. Pasando a los contratos de cesión de software, es muy importante el registro tanto del programa como del contrato mismo, a los fines de su eventual oponibilidad ante un tercero en caso de litigio. 

¿Qué puedo registrar? Hay que tener en cuenta que el Decreto 165/1994 define al software como la producción constituida por una o varias de las siguientes expresiones: 

1) Los diseños del flujo lógico de los datos; 
2) Los programas de computación fuente y objeto; 
3) La documentación técnica destinada a la explicación, soporte o entrenamiento, desarrollo, uso o mantenimiento del software.